Viena

¡Compartir!

Qué ver en Viena en tres días

Si solo tienes tres días en Viena y te preguntas qué ver, nosotros te damos unas pistas y te contamos nuestro viaje allí para que puedas aprovechar al máximo esta ciudad. Si aún no tienes alojamiento, puedes encontrar ofertas especiales aquí.

Viena, una ciudad elegante, monumental que no nos cansamos de visitar. Viena es la capital de Austria y tiene un sinfín de atracciones turísticas y monumentos de los más bonitos de Europa.

Es una de las capitales más bellas de Europa, el corazón de la cultura. Cuenta con Palacios con siglos de historia, románticos paseos a orillas del Danubio, gastronomía riquísima, etc.

Antes de nada, te recordamos que para ir a Viena, tienes que llevar la tarjeta sanitaria europea, puedes ver en esta lista de enlaces de interés para viajar, el enlace para solicitar tu tarjeta  de manera gratuita.

Si no estás cubierto o si necesitas un seguro de viaje, puedes conseguirlo igualmente aquí. Además, si lo reserváis desde nuestro enlace, conseguiréis un ¡5% de descuento!

Viena 1

Qué ver en Viena en tres días

DÍA 1: empezamos a conocer esta gran capital

En primer lugar, antes de comenzar con la planificación, Viena cuenta con un solo aeropuerto, el Aeropuerto Internacional de Viena (VIE), más conocido como aeropuerto de Schwechat que está situado 18 kilómetros al sureste de la ciudad.

Para bajar al centro de Viena, la forma que utilizamos nosotros para llegar desde el aeropuerto fue tomar el tren S-Bahn. Tarda unos 24 minutos en llegar a la estación de WienMitte. Tienen salidas cada 30 minutos y el precio es de 3,60€ (si cogéis la ViennaCard os saldrá por 1,80€).

Otra forma menos económica pero más rápida que hay para llegar al centro es el tren CAT dado que en solo 16 minutos realiza el trayecto desde el aeropuerto hasta la estación WienMitte, en el centro de Viena. El precio del billete es de 12€ para los adultos y gratuito para los menores de 14 años. Tiene salidas cada 30 minutos.

Sin embargo, si lo que queréis es tranquilidad y no preocuparos, nosotros utilizamos un transfer privado al aeropuerto (en alguna ocasión que por retrasos de vuelos llegamos de madrugada). Os dejamos el enlace por si os decantáis por esta opción. Contratándolo con antelación resulta bastante más económico que contratar un taxi en el aeropuerto.

El primer día, como en la mayoría de las ciudades, nosotros realizamos el free tour por el centro de Viena. Es muy conveniente reservarlo con antelación dado que las plazas se agotan. Os dejo el enlace.

Este tour dura unas dos horas, es en español y, nuestra guía Bettina, nos fue enseñando toda la ciudad. Comenzamos en la céntrica plaza Helmut Zilk-Platz, observamos la fuente del Danubio de Albertinaplatz, atravesamos el parque Burggarten en dirección al impresionante Palacio Imperial Hofburg.

Tras esta parada nos dirigimos a la plaza Josefsplatz y el Monumento contra la Guerra y el Fascismo, plaza NeuerMarkt, la Casa de Mozart o la catedral de San Esteban.

Terminamos el free tour frente al edificio de la Ópera Estatal. ¡Uno de los templos musicales de Europa! La verdad es que este free tour nos encantó y, nos permitió orientarnos en esta ciudad. (Otra forma diferente de ver Viena es realizando este mismo free tour nocturno que podéis reservar aquí).

Al terminar el free tour, dado que aún teníamos tiempo hasta la hora de comer, nos adentramos en el Palacio Hofburg, el lugar de residencia de la familia Habsburgo durante más de 600 años. Nos pareció una de las mejores visitas de toda Viena dado que es una buena manera de adentrarse en la interesante historia de Viena de un modo lúdico.

Además, con la entrada se visita no solo la zona de la platería (que para nosotros fue lo menos interesante) sino también el Museo Sisi, basado en la intensa vida de la emperatriz, además de los apartamentos imperiales que compartió con el emperador Francisco José.

Nosotros habíamos adquirido la ViennaCard (luego os cuento acerca de ella) por lo que nos salió gratis, pero si no, la entrada se puede adquirir en las taquillas por 15€.

Al salir del Palacio, nos fuimos a comer algo rápido por la zona y, fuimos a visitar la cercana Biblioteca Nacional Austriaca, una de las bibliotecas históricas más bonitas del mundo.

Tras salir de la Biblioteca, visitamos el Ayuntamiento, la Bolsa, el Parlamento, el Burgtheater, la Iglesia Votiva o la Universidad (todos los edificios están muy cerca los unos de los otros por lo que es muy fácil orientarse) y, nos acercamos hasta Hundertwasserhaus, unos edificios de originales colores y formas fantasiosas (una de las principales atracciones de Viena y que forma parte del patrimonio cultural austríaco).

Antes de terminar la tarde, nos fuimos a conocer la Casa de Mozart. Reservamos la entradas aquí. Nos pareció una gran visita y muy recomendable.

Además, a nosotros no nos daba tiempo pero si queréis con el estilo musical, podéis entrar también a la Casa de la Música reservando aquí las entrada.

Para terminar el día, como no, nos fuimos a la Ópera, para asistir a una función dado que las últimas entradas del día las venden a precios de risa. ¡Entramos a ver un ballet por solo 5€!

A última hora de la tarde, una hora aproximadamente antes de que empiece la función, os podéis acercar para ver si quedan entradas en el gallinero para ver una obra y, además, como nosotros, vimos toda la famosa Ópera por dentro.

CONSEJO AHORRADOR: La Vienna Pass es una buena forma de ahorrar. Nosotros la adquirimos en el mismo aeropuerto dado que las ventajas si se quiere entrar a muchos sitios son muy grandes.
Además, si viajáis con poco tiempo y queréis verlo todo como nosotros, es la mejor opción. La podéis reservar aquí. Da acceso a más de 60 atracciones que podéis ver en esta guía

Otra buena opción de conocer Viena si disponéis de pocos días es coger el autobús turístico de la ciudad. Es una forma práctica de recorrer la ciudad de la música.

Podéis subir y bajar en cualquiera de sus paradas para explorar la ciudad. Tiene billetes de uno, dos y tres días y, podéis ver las rutas y paradas aquí.

Si preferís ahorrar y combinar tours, os recomendamos por calidad-precio el tour por Viena y Palacio Schönbrunn. Podéis reservarlo aquí. Cuenta con guía en español y os enseña Viena y el interior del Palacio.

Otro tour que recomendamos es la Visita guiada por Viena y la Ópera Estatal. Es un tour que podéis reservar aquí y que cuenta con buenísimos comentarios.

Viena 2

Qué ver en Viena en tres días

DÍA 2: Seguimos visitando Viena…

El día de hoy, era un día de conocer palacios y museos. Comenzamos bien temprano con nuestra visita al Palacio Schönbrunn de Viena, antigua residencia de verano de los Habsburgo.

Reservamos nuestras entradas en este enlace. Junto con el palacio de Hofburg que vimos el día anterior, nos pareció una de las visitas más importantes de la ciudad. 

Otra forma de conocer este Palacio por dentro (nosotros no lo hicimos porque preferimos hacerlo en la famosa Ópera de Viena) es asistir a un concierto en el Palacio de música clásica en el que además del concierto podréis visitar el Palacio. Podéis reservar aquí vuestras entradas.

Al salir de este Palacio, nos fuimos a otro, al Palacio Belvedere. Reservamos nuestras entradas aquí.

Si no disponéis de demasiado tiempo en la ciudad, es mucho más interesante visitar los Palacios Hofburg y Schönbrunn, que tienen una decoración preciosa en su interior.

El Palacio Belvedere es muy interesante verlo por fuera y pasear por sus alucinantes jardines, pero su interior no es demasiado palaciego.

Terminada esta visita, nos dirigimos hasta el conocido mercado Naschmarkt para comer.  Es un mercado de frutas y verduras pero que tiene muchas zonas para comer.

Tras esta breve pausa, nos acercamos a conocer la Cripta Imperial, situada bajo la Iglesia de los Capuchinos donde pudimos ver los monumentales féretros en los que descansan los miembros de la realeza austriaca.

Nos tomamos una tarda Sacheren el famoso Café SacherWien donde se inventó el famoso postre austríaco (la tarta estaba deliciosa pero vaya precios, la porción nos costó casi 7€) y, nos fuimos al Museo de Historia del Arte (por insistencia de Rubén que le encantan los museos…)

Reservamos nuestras entradas aquí. La verdad que, aunque a mí no me gustan mucho los museos, este en concreto me impresionó para bien y si tenéis tiempo recomiendo su visita.

Para terminar el día, nos fuimos a cenar a Schnitzelwirt. En Viena son súper famosas las chuletas empanadas y fritas (es el plato austríaco más típico). Había leído acerca de este restaurante y, cumplió con nuestras expectativas.

Viena 3

Qué ver en Viena en tres días

DÍA 3: Excursión a Salzburgo

Hoy, nuestro último día en Viena decidimos acercarnos hasta la famosa ciudad de Salzburgo. Reservamos nuestra excursión aquí.

La verdad es que la ciudad merece la pena dedicarle una escapada de un día desde Viena a pesar de la distancia. Nos recogieron en el hotel a primerísima hora de la mañana.

Aunque todos en el autobús íbamos medio dormidos (dado que son bastantes horas de autobús), durante el camino vimos increíbles paisajes de la región de Salzkammergut, los lagos Fuschlsee y Wolfgangsee.
Al llegar a Salzburgo, nos dejaron tiempo libre por esta increíble ciudad hasta después de comer que comenzaba la visita guiada. Rubén y yo, nos acercamos a visitar la Fortaleza.

Después de comer, realizamos el tour guiado por los monumentos más importantes de la ciudad: la Catedral, el Palacio de los Festivales, la Iglesia de San Pedro y su cementerio (donde yace Nannerl, la hermana de Mozart), el Palacio Obispal y, la casa natal de Wolfgang Amadeus Mozart.

Terminamos en el Palacio de Mirabelldonde tuvimos las mejores vistas de la Fortaleza de Hohensalzburg, la más grande y mejor conservada de Europa.

Regresamos a Viena en torno a las 9 de la noche.

Dos cosas más, si queréis asistir a un concierto de música clásica y sentiros como príncipes y princesas en Viena, os recomendamos reservar este concierto de música clásica en el Kursalon.
El concierto se basa en las obras más memorables de los dos artistas austriacos por excelencia: Johann Strauss y Wolfgang Amadeus Mozart.

Si estáis pensando en ver Viena de noche, os recomendamos este paseo en barco con cena (buffet de comida tradicional austríaca). 

Viena 4

Qué ver en Viena en tres días

SI TIENES MÁS DÍAS PARA TU VIAJE…

nosotros te podemos recomendar también las siguientes actividades:

Y si queréis ampliar toda la información sobre el destino, os recomendamos nuestras guías de cabecera, os dejamos el enlace de AMAZON.

Reserva ofertas hotel
¡Compartir!