Milán

¡Compartir!

Qué ver en tres días en Milán

Si solo tienes tres días en Milán y te preguntas qué ver, nosotros te damos unas pistas y te contamos nuestro viaje allí para que puedas aprovechar al máximo esta ciudad. Si aún no tienes alojamiento, puedes encontrar ofertas especiales aquí.

Milán es la ciudad que dado en el país en el que se encuentra, con ciudades al lado como Venecia, Roma… pasa un poco desapercibida además que tiende a ser una ciudad de paso para muchos viajeros, pero… nada de eso, Milán es la mundialmente conocida ciudad de la moda.

Es una ciudad pequeña, pero con una impresionante catedral, un imponente teatro, un gran castillo, antiguas iglesias y una gran variedad de museos y galerías de arte.

Antes de nada, te recordamos que para ir a Milán, tienes que llevar la tarjeta sanitaria europea, puedes ver en esta lista de enlaces de interés para viajar, el enlace para solicitar tu tarjeta  de manera gratuita. Si no estás cubierto o si necesitas un seguro de viaje, puedes conseguirlo igualmente aquí. Además, si lo reserváis desde nuestro enlace, conseguiréis un ¡5% de descuento!

Milan 1

Qué ver en tres días en Milán

DÍA 1: empezamos a conocer esta gran capital

En primer lugar, antes de comenzar con la planificación, Milán tiene tres aeropuertos. El primero de ellos, el más importante y al que llegamos nosotros esta vez es el Aeropuerto de Milán Malpensa. Para bajar al centro de Milán, se puede ir en tren o en bus. Nosotros escogimos bajar en tren.

Existen dos líneas de tren que comunican la Terminal 1 con el centro de Milán: una con la Estación Central (13€, 50 minutos de trayecto y cada 20-40 minutos), y otra que llega a la estación de Plaza Cadorna, junto al Castillo Sforzesco (13€, 30 minutos de trayecto y cada 30 minutos).La empresa Terravisionconecta, también, con la Estación central. La frecuencia es de 20 minutos y el tiempo de trayecto es de casi una hora.El precio del autobús es de 8€ por trayecto o 14€ si se compra el billete de ida y vuelta. Los niños entre 3 y 11 años pagan 5€ por trayecto. Y, es casi obligatorio reservarlo con antelación. Os dejo el enlace.

El segundo aeropuerto es el aeropuerto de Milán Linate. Para bajar al centro de Milán, se puede bajar con las líneas de autobús urbano 73 y X73 que conectan el aeropuerto con la estación de metro de San Babila. También se puede bajar al centro con la empresa Starfly o Air Bus que conectan con la Estación Central y el precio del billete es de 5€.

El tercer y último aeropuerto de Milán es el Aeropuerto de Bérgamo (BGY), conocido como Aeropuerto de Orio al Serio pues está situado en esta localidad y, es el preferido por la mayoría de las aerolíneas de bajo coste. La mejor manera de bajar al centro de Milán es con el autobús Terravision que con una frecuencia cada 20-30 minutos, baja hasta la Estación Central de Milán en 60 minutos. Es casi obligatorio contratarlo con antelación. Os dejo el enlace.

Sin embargo, si lo que queréis es tranquilidad y no preocuparos, nosotros utilizamos un transfer privado al aeropuerto (en alguna ocasión que por retrasos de vuelos llegamos de madrugada). Os dejamos el enlace por si os decantáis por esta opción. Contratándolo con antelación resulta bastante más económico que contratar un taxi en el aeropuerto.

El primer día, como en la mayoría de las ciudades, nosotros realizamos el free tour por el centro de Milán. Es muy conveniente reservarlo con antelación dado que las plazas se agotan. Os dejo el enlace. Este tour dura unas tres horas (es un tour largo, pero quedamos muy satisfechos por todo lo que se ve), es en español y, nuestra guía Carla, nos fue enseñando toda la ciudad.

Comenzamos en la Plaza del Duomo, el centro neurálgico de la capital de Lombardía y, callejeamos por el casco histórico de la ciudad hasta alcanzar la basílica de San Nazaro en Brolo, construida en el siglo IV. Seguimos hasta llegar a la primera universidad del país y la séptima de Europa, la Universidad Statale de Milán.

Llegamos hasta la famosísima Catedral de Milán que nos dejó a todos con la boca abierta; paseamos por la Galería Vittorio Emanuele II hasta la Plaza della Scala, donde se encuentra el famoso teatro homónimo. Y, antes de terminar el tour, paseamos por la Plaza de los Comerciantes hasta llegar a la Plaza de los Negocios. ¡Nos encantó!

Una vez terminado el tour, dado que era ya casi la hora de comer, fuimos a picar algo, en las muchas pizzerías que tienen y comenzamos a andar.

La primea visita que hicimos fue la Catedral de Milán, una de las más grandes y sorprendentes del mundo. Reservamos las entradas en este enlace y, la visitamos por libre.
No obstante, si queréis una visita guiada, la podéis reservar en este enlace. La visita a la Catedral fue impresionante pero lo que más nos gustó fueron las vistas panorámicas desde la terraza. Nuestra entrada incluía la visita al museo y a la azotea. El baptisterio y el tesoro necesitan una entrada independiente, nosotros no lo recomendamos.

Después de esta visita, nos adentramos en la Galleria Vittorio Emanuele II, uno de los pasajes comerciales más bonitos del mundo. Pero…nos tuvimos que conformar con los escaparates ¡claro! $$

Caminamos por la Galleria hasta la Plaza de la Scala, una de las más animadas de Milán donde está el Teatro alla Scala, un lugar que, aunque no es tan impresionante como la ópera de París o Viena, nos animamos a visitar. Reservamos las entradas en este enlace y, lo visitamos por libre.

Al terminar, tomamos la Via Santa Margherita hasta la Piazza Mercanti, donde encontramos el Palazzo dellaRegione y otros edificios interesantes.

El resto de la tarde, la dedicamos a conocer las principales zonas comerciales de Milán, empezando por el «Cuadrilátero de la Moda», donde están las boutiques más prestigiosas de la ciudad. La Via Montenapoleone y la Viadella Spiga son las calles más importantes. Tras ver todos esos precios prohibitivos, nos acercamos hasta el Corso Vittorio Emanuele II, que es otra zona comercial donde las tiendas no tienen precios prohibitivos.

Para terminar el día, fuimos a cenar a la Pizzeria Da Zero, estaba abarrotada, pero mereció la pena. Muchos dicen que es donde se come la mejor pizza de Milán. Los precios y la calidad son bastante buenos.

CONSEJO AHORRADOR: Si estáis interesados visitar muchos monumentos durante vuestra visita a Milán, es recomendable que saquéis números y decidáis si os compensa la Milán Pass para ahorraros algo de dinerillo. Con esta tarjeta turística de la capital lombarda, obtendréis la entrada gratuita a numerosos museos de la ciudad y el uso ilimitado del transporte público. Podéis ampliar información en este enlace.

Otra forma de conocer la ciudad es con el famoso autobús turístico. El autobús turístico ofrece un recorrido por los principales puntos de interés de Milány al que os podéis subir y bajar cuando queráis. Podéis reservarlo a través de este enlace. Os dejo también la guía en la que aparece el mapa y las paradas.

Milan 2

Qué ver en tres días en Milán

DÍA 2: Seguimos nuestro recorrido…

Hoy, empezamos el día con otro free tour, el free tour del arte por Milán. Lo reservamos en este enlace. Es un tour también bastante largo de 3 horas. A Rubén que le encanta la historia, por lo que estaba como un niño con zapatos nuevos. La verdad que la guía fue muy buena.

Comenzamos en la estación Garibaldi y nos dirigimos a la plaza Gae Aulenti que según nos contó la guía es uno de los rincones más modernos de la capital lombarda y muchos de sus rascacielos han recibido premios por su belleza. Nos adentramos hasta la Puerta Garibaldi hasta la zona por la cual pasaba el Naviglio de la Martesana, donde está la obra hidráulica diseñada por Leonardo da Vinci.
Llegamos hasta la Academia de Bellas Artes, en pleno corazón del barrio de Brera y, paseamos por sus elegantes calles hasta el Castillo Sforzesco.

Una vez terminado el tour, justo antes de comer, nos adentramos en el Castillo. La entrada al Castillo es gratuita, lo que es de pago son los museos. Nosotros no entramos en los museos dado pero la entrada se podía comprar allí mismo por un precio muy económico y la guía del free tour nos lo había recomendado, pero… ¡No nos daba tiempo a todo!

Fuimos a comer a la zona del Parque Sempione y, tras reponer fuerzas, nos fuimos en tranvía hasta el Cementerio Monumental. Hasta que no llegamos allí, no valoramos su importancia. Este cementerio es todo un museo al aire libre con obras sorprendentes.
Nosotros lo visitamos por libre, pero existe también la posibilidad de realizar una visita guiada reservando aquí. Nos pareció una de las visitas más espectaculares dado que es toda una exposición artística que, lejos de mostrar la lúgubre apariencia de un cementerio, es un lugar repleto de esculturas y preciosas edificaciones.

Después de la visita, llegamos hasta la Iglesia de Santa Maria delle Grazie. Es importante recordar que si queréis ver La Última Cena de Leonardo da Vinci hay que reservarlo con antelación dado que la iglesia de por sí no nos pareció que tuviese demasiado interés. Nosotros lo reservamos aquí pero tened en cuenta que se agotan muy rápido. Si queréis realizar una visita guiada las podéis reservar aquí.

Seguidamente, nos fuimos hasta la Basílica de San Ambrosio, una iglesia que merece la pena entrar a visitarla y, además es gratuita.

Dado que se nos iba acabando el día y, mañana teníamos una excursión fuimos a ver (sin entrar), el Museo Arqueológico, la Iglesia de San Maurizio y la Pinacoteca Ambrosiana. Y, antes de cenar paseamos hasta San Lorenzo Maggiore, hasta la Piazza XXIV Maggio y nos acercamos al canal Naviglio Grande.

Para terminar el día, nos fuimos a cenar a la Trattoria Sabbioneda que es un restaurante especializado en comida milanesa. ¡Nos encantó!

Milan 3

Qué ver en tres días en Milán

DÍA 3: Excursión al Lago de Como y Bellagio

Hoy, decidimos realizar una excursión al Lago Como y Bellagio. La reservamos en este enlace. Había la posibilidad de realizar la excursión al Lago Como solo pero pensamos que por un poco más nos llevábamos un dos por uno. La excursión duró unas 10 horas y, comenzamos en Como, la ciudad más importante de la zona y la que da nombre al lago. Allí, realizamos una visita guiada por todo el centro hasta la hora de coger el barco que nos llevó a recorrer el lago durante unas dos horas.

El paisaje desde el barco nos encantó. Desde el barco, pudimos ver la Villa d’Este en Cernobbio, un lujoso hotel que puede presumir de albergar jardines tropicales. Tras el paseo atracamos en Bellagio, uno de los pueblos más bonitos del norte de Italia y que según nos contaron fue fuente de inspiración para muchos artistas.

Antes de terminar en Milán, nos fuimos a cenar a “Le Cotolette”. Una cosa que hay que probar en Milán es la “cotolettaallamilanese”, una chuleta de cerdo rebozada. Nosotros la probamos en ese restaurante que habíamos leído que tenía muy buena fama.

Milan 4

Qué ver en tres días en Milán

SI TIENES MÁS DÍAS PARA TU VIAJE…

nosotros te podemos recomendar también las siguientes actividades:

Y si queréis ampliar toda la información sobre el destino, os recomendamos nuestras guías de cabecera, os dejamos el enlace de AMAZON.

Reserva ofertas hotel

Qué ver en tres días en Milán

¡Compartir!