Dublín

¡Compartir!

Qué ver en tres días en Dublín

Si solo tienes tres días en Dublín y te preguntas qué ver, nosotros te damos unas pistas y te contamos nuestro viaje allí para que puedas aprovechar al máximo esta ciudad. Si aún no tienes alojamiento, puedes encontrar ofertas especiales aquí.  Y si estás buscando la mejor combinación aérea nosotros buscamos aquí.

Dublín es una escapada ideal para un viaje de tres días, una ciudad fundada por Vikingos a principios del siglo IX.

Es una ciudad que no solo llama por sus famosas cervezas, sino que tiene una oferta cultural muy amplia y, es una ciudad que fue de inspiración para grandes escritores como Oscar Wilde. Es una ciudad divertida con unos alrededores verdes de postal.

Antes de nada, te recordamos que para ir a Irlanda, tienes que llevar la tarjeta sanitaria europea, puedes ver en esta lista de enlaces de interés para viajar, el enlace para solicitar tu tarjeta  de manera gratuita. Si no estás cubierto o si necesitas un seguro de viaje, puedes conseguirlo igualmente aquí. Además, si lo reserváis desde nuestro enlace, conseguiréis un ¡20% de descuento sobre el precio de venta!

Dublin 1

Qué ver en tres días en Dublín

DÍA 1: empezamos a conocer esta gran ciudad

En primer lugar, antes de comenzar con la planificación, Dublín cuenta con un solo aeropuerto que se ha convertido en uno de los más transitados de Europa. Hay varias formas de bajar hasta el centro de la ciudad.

Los autobuses urbanos son la opción menos recomendada, hacen muchas paradas, son más lentos y no permiten llevar mucho equipaje.

La opción que escogimos nosotros fue el Airlink 747. Realiza un servicio directo entre el aeropuerto y O´Connell Street. El precio es de 6€ por trayecto o 10€ comprando ida y vuelta (niños, 3€ y 5€). El autobús 747 opera entre las 5:45 (domingos 7:15) y las 00:30 horas. Podéis comprar los billetes de forma anticipada en el siguiente enlace.

Sin embargo, si lo que queréis es tranquilidad y no preocuparos, nosotros utilizamos un transfer privado al aeropuerto. Os dejamos el enlace por si os decantáis por esta opción. Contratándolo con antelación resulta bastante más económico que contratar un taxi en el aeropuerto.

El primer día, como en la mayoría de las ciudades, nosotros realizamos el free tour por el centro de Dublín. Es muy conveniente reservarlo con antelación dado que las plazas se agotan. Os dejo el enlace.

Este tour dura unas tres horas (es un tour bastante largo, pero se ve todo el centro de Dublín por lo que es altamente recomendable realizarlo), es en español y, nuestro guía Álvaro, nos fue enseñando toda la ciudad, un guía estupendo. La visita guiada comenzó en el Ayuntamiento, en la Plaza Barnardo. Visitamos el Castillo de Dublín, el Ayuntamiento, el Hotel Clarence, el mítico barrio de Temple Bar o LeinsterHousel, la Biblioteca Chester Beatty, las reliquias medievales y los restos vikingos de la ciudad, el Dublín georgiano, la Catedral de ChristChurch y los jardines Dubh Linn.

Terminamos desde el famosísimo Trinity College (al que terminamos entrando Rubén y yo). El tour nos encantó, además que el guía nos habló de historias tales como la legendaria banda de rock U2, el Levantamiento de Pascua de 1916, la relación de Dublín con los vikingos, sus escritores famosos y las leyendas acaecidas en los 750 años de resistencia de la ciudad.

Una vez terminamos el tour, decidimos comenzar a recorrer por libre la ciudad de Dublín. Comimos algo por la zona y comenzamos visitando la Cárcel de Kilmainham. Es una cárcel que se ha convertido en Museo. La entrada cuesta 8 horas y es perfecto para conocer la historia de Irlanda.

Tras visitar la prisión, nos dirigimos a la Fábrica de Guinness que se encuentra a unos 15 minutos caminando por la calle Old Kilmainham. Y, como no… entramos. Reservamos nuestra entrada en este enlace que además nos incluía una pinta gratis. ¡La visita nos encantó!

Al salir de la visita, decidimos ir a visitar la Catedral ChristChurch yla Catedral de San Patricio. Estas son las dos iglesias más importantes de Dublín y merece la pena su visita.

Una vez salimos de estas dos iglesias, nos dedicamos a recorrer las zonas comerciales de Dublín. Recorrimos Grafton Street y llegamos hasta St Stephen Green Shopping Centre donde se encuentran los grandes almacenes Brown Thomas, los más famosos de Dublín.Fuimos a ver también Powerscourt Townhouse Centre y, George Street Arcade. Más tarde, fuimos a O´Connell Street, la segunda zona comercial más importante.

Para terminar el día, fuimos a realizar el free tour de misterios y leyendas por Dublín. Lo reservamos en este enlace. Este tipo de free tours nos encantan además que los guías ponen mucho empeño.

Durante la visita, vimos el Castillo de Dublín, el Callejón de los Cuarenta Escalones, la iglesia Christ Church, el antiguo asentamiento vikingo de Wood Quay, la Muralla Medieval y la iglesia de Saint Audeon. Nos contaron infinidad de historias y conocimos rincones secretos, intrigantes que desconocíamos de la ciudad.

Finalmente, fuimos a cenar a The Landmark, uno de los mejores sitios donde tomar una pinta y comer algo rico en Dublín.

CONSEJO AHORRADOR: Si estáis interesados en entrar en muchas atracciones turísticas, os recomendamos hacer cuentas para ver si os compensa contratar el Dublin Pass. Lo podéis adquirir en este enlace. La tarjeta Dublin Pass permite el acceso gratuito a más de 30 atracciones de Dublín, incluyendo la Guinness Storehouse, la Catedral Christ Church, el autobús turístico, etc. Podéis ver todo lo que incluye en este enlace.

Otra forma de conocer la ciudad es con el famoso autobús turístico de Dublín. Lo podéis reservar en este enlace. Este autobús tiene dos rutas en Dublín (que podéis ver aquí) y, os podéis subir y bajar tantas veces como queráis. 

Dublin 2

Qué ver en tres días en Dublín

DÍA 2: Seguimos conociendo la ciudad…

Hoy, madrugamos y comenzamos visitando el Trinity College, uno de los símbolos de Dublín y una de las universidades más antiguas el mundo. Aunque el precio es algo elevado, merece la pena.

La visita al Trinity College es prácticamente obligada, nos encantó pasear por el campus contemplando los edificios que lo componen, además de retroceder al pasado con los libros de la Antigua Biblioteca y, contemplamos la magnífica obra de arte del Libro de Kells.

Después de la visita al campus, llegamos hasta Merrion Square, uno de los parques más animados del centro de Dublín. En el interior del parque se encuentra la estatua de Oscar Wilde.

Al otro lado, nos acercamos a la Casa Número 29 (actualmente cerrada por reformas), un edificio restaurado donde se puede ver la vida en el antiguo Dublín. Es una visita bastante recomendable, a nosotros nos gustó mucho.

Nos acercamos, después, hasta el Museo de Historia Natural y la Galería Nacional de Irlanda, el Museo Nacional de Arqueología y la Biblioteca Nacional. A nosotros no nos daba tiempo a entrar, pero si tenéis más días, os recomendamos su visita. Su entrada es gratuita, lo que anima a entrar.

Terminamos nuestra visita por la ciudad enSt Stephens Green. Dimos un paseo y comimos algo como muchos dublineses.

Por la tarde, antes de comenzar el recorrido por los Pubs 😉 nos acercamos hasta Phoenix Park, uno de los parques más grandes de Europa, es casi un bosque que cuenta con un zoo.

Por la noche (para nosotros era por la tarde, pero los dublineses cenan súper pronto), fuimos a realizar el Tour nocturno por Temple Bar y sus pubs. Lo reservamos en este enlace.  Irlanda es el segundo país donde más cerveza se consume por lo que no nos quedaba otra opción que realizarlo.

Terminamos la noche de la mejor manera posible. Comenzamos en la plaza situada en el cruce de Suffolk Street con Saint Andrew’s Street, junto a la estatua de Molly Malone. Conocimos la historia de los pubs irlandeses y vimos algunos de los pubs más antiguos y famosos de Dublín, donde políticos, empresarios e intelectuales de la época se inspiraban a base de pintas.

Paseamos por Temple Bar donde nuestro guía nos enseñó muchas curiosidades sobre los irlandeses, sus famosos pubs, la cerveza Guinness, la destilería Jameson y cómo todo esto ha influido en el Dublín actual. Terminamos en Sweetman CraftBrewery, uno de los pubs más bonitos de Irlanda, donde tuvimos incluido una degustación de 5 cervezas diferentes.

Dublin 3

Qué ver en tres días en Dublín

DÍA 3: Excursión a los Acantilados de Moher y Galway

Terminamos nuestra visita por Dublín, con un “must” si vais a Irlanda. Realizamos la excursión a los acantilados de Moher y Galway. Lo reservamos en este enlace. Nuestro guía Rodrigo fue muy simpático y enrollado.

Salimos a las 7 de la mañana en dirección a Galway, una de las ciudades más populares de Irlanda. Rubén y yo, desayunamos allí y recorrimos su curioso centro histórico, la Catedral y el Arco Español.

Saliendo de allí y tomando una de las carreteras costeras más bonitas de Irlanda pasamos junto al Parque Nacional The Burren que se caracteriza por su paisaje kárstico y su flora.  Continuamos hacia el principal destino: los Acantilados de Moher.

Nos parecieron impresionantes pues además de admirar sus ocho kilómetros de longitud y hasta 210 metros de altura, vimos aves como el cormorán y el frailecillo. Comimos de picnic por allí y, antes de regresar a Dublín, cruzamos el condado de Limerick. Paseamos por el pueblo de Moneygall, hogar de los ancestros de Barack Obama.

Llegamos al hotel en torno a las 8 de la tarde, después de haber disfrutado de unas vistas magnificas durante todo el día.

SI TIENES MÁS DÍAS PARA TU VIAJE…

nosotros te podemos recomendar también las siguientes actividades:

Y si queréis ampliar toda la información sobre el destino, os recomendamos nuestras guías de cabecera, os dejamos el enlace de AMAZON.

Si ya has estado en esta ciudad, puedes encontrar otros destinos recomendados haciendo click aquí.

Reserva ofertas hotel

¡Compartir!