Ciudad del Cabo

¡Compartir!

Qué ver en Ciudad del Cabo en tres días

Si solo tienes 3 días en Ciudad del Cabo y te preguntas qué ver, nosotros te damos unas pistas y te contamos nuestro viaje allí para que puedas aprovechar al máximo esta ciudad. Si aún no tienes alojamiento, puedes encontrar ofertas especiales aquí.

Ciudad del Cabo es la segunda ciudad más poblada de Sudáfrica, en ella se ubican muchas sedes gubernamentales, y es además el destino turístico más popular de África. Ciudad del cabo es además la 1ª ciudad de África en calidad de vida y es también una de las ciudades más multiculturales del mundo.

Antes de nada, te recordamos que para ir a Sudáfrica no necesitas un visado, pero puedes ver en esta lista de enlaces de interés para viajar, la información del Ministerio de Asuntos Exteriores sobre el país.
Y si no estás cubierto o si necesitas un seguro de viaje, es altamente recomendable ya que si tienes cualquier percance no estarías cubierto por la seguridad social española, puedes conseguirlo igualmente aquí. Además, si lo reserváis desde nuestro enlace, conseguiréis un ¡5% de descuento!

Cabo 1

Qué ver en Ciudad del Cabo en tres días

DÍA 1: empezamos a recorrer Ciudad del Cabo

En primer lugar, antes de comenzar con la planificación, el aeropuerto de Ciudad del Cabo no está muy lejos del centro. Para no tener los problemas habituales con los taxis de los aeropuertos, nosotros reservamos un transfer privado, nuestro conductor nos estaba esperando allí así que nos pusimos en marcha, os dejamos el enlace que resulta bastante más económico que los taxis que se ofertan al llegar.

El primer día,nosotros siempre intentamos realizar un free tour por la zona centro y, la más turística para asentarnos y ubicar los distintos puntos de interés de la ciudad, no encontramos ninguno, así que tuvimos que acudir a los tours de pago, os dejo el enlace
Lo que más nos gustó del recorrido por el centro fue el Parlamento (¡lo visitamos por dentro!) y el Castillo de Buena Esperanza, también pasamos por el museo Sudafricano y por el colorido barrio de Bo Kaap, muy llamativo con sus casas de colores que reconocerás fácilmente.

Para finalizar el tour se podía subir a la montaña de la Mesa, pero decidimos no hacerlo, ya que estaba en nuestros planes subirla de verdad a pie.

Después de comer, fuimos a ver la parte relacionada con la historia más oscura de Sudáfrica, con la visita a la Isla de Robben, donde se encuentra la cárcel en la que Nelson Mandela pasó parte de sus 27 años de encarcelamiento.
Durante la visita, un antiguo prisionero nos hizo un resumen de la historia de Sudáfrica, y toda la grave problemática racial que les acompañó. Dejo el enlace de la visita.

Por la noche estuvimos cenando avestruz en uno de los muchos locales de Long Street, y fuimos a descansar para afrontar el duro día siguiente.

Cabo 2

Qué ver en Ciudad del Cabo en tres días

DÍA 2: Cabo de Buena Esperanza

El segundo día, nos aventuramos a ver la que para mí era una de las razones para ir a Sudáfrica, ir al Cabo de Buena Esperanza, y ver pingüinos en estado salvaje.

Aunque ya habíamos visto pingüinos en libertad en otros puntos del planeta, fue realmente divertido ver a todos los pingüinos en la playa, correteando y lanzándose en barrena deslizándose sobre la arena mojada, estuvimos casi una hora y fue una experiencia inolvidable, os dejo aquí el enlace con la excursión que realizamos, había muchas excursiones realmente caras para hacer esto mismo…

Después de los pingüinos, fuimos al Parque de Punta del Cabo y llegamos al Cabo de Buena Esperanza, el lugar no tenía nada especial salvo su situación geográfica, lo cual ya era razón suficiente.         

Al mediodía, el plan era claro, ascender a una de las 7 maravillas del mundo natural “la montaña de la mesa” como aficionados a las rutas, la verdad es que la subida nos pareció un poco larga y dura, pero no difícil, y había gente de todas las edades que estaba subiéndola también.
Las vistas de Ciudad del Cabo durante toda la visita eran impresionantes, todo un lujo para un entusiasta de la naturaleza como yo.

El problema es que al llegar a la cima, vimos la cantidad de gente que había allí, y que había subido en funicular, y la cantidad de niebla que había también, que nos privaba de las vistas.
Así que compramos un ticket del funicular se puede comprar aquí también, y bajamos utilizándolo, ya que no se iba a ver mucho ya.

Cabo 3

Qué ver en Ciudad del Cabo en tres días

DÍA 3: Día para emociones fuertes

Nuestro “último día en Ciudad del Cabo” decidimos madrugar, como no, y realizar la excursión a otras de las zonas que tenía marcadas como “de obligada visita”, madrugamos mucho para realizar la excursión al avistamiento desde una jaula del gran tiburón blanco.

Este es uno de los pocos lugares del mundo dónde se puede realizar esta actividad, no os voy a engañar, yo no quería realizarla, me imponía muchísimo, y media docena de personas que venían en el barco no la realizaron.
No sé si por la impresión o porque es un punto dónde se juntan 2 océanos y hace que las aguas estén muy revueltas, o porque el barco era un barco tipo pesquero o por un poco todo, pero la mitad del barco estuvo “alimentando a los peces con lo que habían desayunado” fruto del mareo considerable, entre los que me incluyo.
Pese a que yo no me suelo marear normalmente, y que en un intento de salvar mi honor achaqué a la copiosa cena con una botella de vino sudafricano que habíamos cenado en uno de los concurridos locales de Long Street la noche anterior.

Entrando en faena, la experiencia es aterradora, te metías con tubo en una jaula, y la bajaban hasta estar casi por completo debajo del agua (la parte superior no para tener aire siempre), y desde el barco se lanzaba una mezcla de aceite de pescado con sangre para llamar la atención de los escualos.
Y con una pértiga depositaban un gran trozo de bonito delante de la jaula, desde el barco, veían a un tiburón acercarse, y movían el pescado con la pértiga, el tiburón se pensaba que estaba tratando de huir y atacaba a la pieza… atacaba, con sus inmensas fauces, con sus dientes gigantes (este animal mide unos 5-6 metros de largo…).

Bien… el tiburón ataca a 1 m de distancia de ti en la jaula, y los 4 valientes que estábamos ahí abajo nos pegamos al barco como si nos fuese la vida en ello, la chica que estaba a mi lado pegó un grito que se escuchó debajo del agua.

La experiencia en general, a toro pasado es única e inolvidable, pero es cierto que la adrenalina y las pulsaciones se te disparan, si queréis vivir la misma sensación os dejo el enlace, como todo en Sudáfrica, hay muchas empresas realmente caras que hacen lo mismo, hay que tener cuidado para no pagar 250€ en vez de los 130€ que suele valer.

Una vez recuperados de las impresiones fuertes, como en otras ocasiones, no perdimos la oportunidad de subirnos a una torre para contemplar la ciudad, en esta ocasión, nos fuimos a por la noria de la ciudad, para ver la última panorámica de Table Mountain, de la costa y de la ciudad del cabo, os dejo el enlace de las entradas, una vista realmente hermosa que fue una guinda perfecta para nuestro viaje.

Reserva ofertas hotel
¡Compartir!