Bucarest

¡Compartir!

Qué ver en tres días en Bucarest

Si solo tienes tres días en Bucarest y te preguntas qué ver, nosotros te damos unas pistas y te contamos nuestro viaje allí para que puedas aprovechar al máximo esta ciudad. Si aún no tienes alojamiento, puedes encontrar ofertas especiales aquí.

Bucarest es también conocida como La Pequeña París por sus elegantes palacios, sus preciosas construcciones del siglo XX y toda la historia que tiene que contar. Es la ciudad escondida de Europa y destaca el gran ambiente que tiene tanto de día como de noche

Antes de nada, te recordamos que para ir a Rumanía, tienes que llevar la tarjeta sanitaria europea, puedes ver en esta lista de enlaces de interés para viajar, el enlace para solicitar tu tarjeta  de manera gratuita.

Si no estás cubierto o si necesitas un seguro de viaje, puedes conseguirlo igualmente aquí. Además, si lo reserváis desde nuestro enlace, conseguiréis un ¡5% de descuento!

Bucarest 1

Qué ver en Bucarest en tres días

DÍA 1: empezamos a conocer esta gran ciudad

En primer lugar, antes de comenzar con la planificación, Bucarest cuenta con un solo aeropuerto, el Aeropuerto Internacional de Bucarest-Henri Coanda, más conocido popularmente como Aeropuerto de Otopeni.

La opción más recomendable y la que escogimos nosotros para bajar hasta el centro fue el autobús. Los autobuses que realizan este servicio son las líneas 780 y 783 de la línea express, cada 15 y 30 minutos y el trayecto tiene una duración de unos 40 minutos.

Pero… los billetes no se pueden comprar directamente en el autobús, sino que es necesario comprar una tarjeta por adelantado cuyo precio de ida y vuelta es de 8LEI.

Sin embargo, si lo que queréis es tranquilidad y no preocuparos, nosotros utilizamos un transfer privado al aeropuerto (en alguna ocasión que por retrasos de vuelos llegamos de madrugada). Os dejamos el enlace por si os decantáis por esta opción. Contratándolo con antelación resulta bastante más económico que contratar un taxi en el aeropuerto.

El primer día, como en la mayoría de las ciudades, nosotros realizamos el free tour por el centro de Bucarest. Es muy conveniente reservarlo con antelación dado que las plazas se agotan. Os dejo el enlace.

Este tour dura unas tres horas (es un tour bastante largo, pero se ve todo el centro de Bucarest por lo que es altamente recomendable realizarlo), es en español y, nuestra guía María, nos fue enseñando toda la ciudad.

La visita guiada comenzó en el Parlamento (al que nosotros volveríamos luego), cruzamos el río Dâmbovițay, nos adentramos en el casco antiguo de la ciudad donde vimos el Banco Nacional de Rumanía, la sede financiera del país y terminamos en la Plaza de la Universidad de Bucarest.

Al terminar el tour, nos quedamos callejeando por el casco histórico. Esta zona cuenta con edificios de estilo neoclásico impresionantes que recuerdan bastante a la capital parisina, iglesias ortodoxas y joyas medievales. Destaca Curtua Vecha, la antigua corte real rumana.

Nos alejamos también de toda la zona peatonal para ver la famosa avenida Victorei, la plaza de la Revolución o la plaza de la Universidad y, nos acercamos hasta el edificio del Ayuntamiento (os recomiendo entrar a ver el Hall).

Antes de ir a comer, recorrimos la librería Carturesti (entrad sin lugar a dudas), la callecita repleta de paraguas: Pasajul Victoria; el Pasajul Macca Vilacrosse (perfecto para tomar un café); entramos en las Iglesias ortodoxas de Stavropoleos y SfantulAnton; visitamos por fuera la Catedral y el Palacio Patriarcal y el Ateneo Rumano.

Al Ateneo Rumano, nosotros no entramos por falta de tiempo, pero os recomendamos entrar para deleitaros con los magníficos frescos de la bóveda.

Fuimos a comer algo rápido dado que teníamos nuestras entradas reservadas, a la hora de comer, para el famosísimo Palacio del Parlamento de Bucarest. Las habíamos reservado en este enlace que además incluía una visita guiada por dentro en español.

Es importante reservar las entradas con al menos 24 horas de antelación sino os queréis quedar sin ellas, hay mucha gente que no lo sabe, y se lleva una desagradable sorpresa al llegar, en nuestro caso concretamente había 2 grupos de españoles y argentinos que se quedaron fuera.

El edificio del Parlamento guarda algunos de los más importantes capítulos de la historia de Bucarest, por lo que es una de las principales atracciones de la ciudad y, una visita obligatoria.

Pasamos allí toda la tarde (unas 3 horas y media viéndolo algo rápido). Al terminar, saliendo del Parlamento, recorrimos parte del Bulevardul Unirii que fue concebido por los comunistas para competir con los Campos Elíseos parisinos. Tiene unos 3,5 kilómetros y está repleto de fuentes, jardines y un buen ejemplo de arquitectura de corte socialista.

Para terminar el día, nos fuimos a una de las famosas azoteas de Bucarest, Nomad Skybar. Una azotea perfecta para ver el atardecer, picar algo y tomar una cervecita.

Bucarest 2

Qué ver en Bucarest en tres días

DÍA 2: Excursión a los castillos de Bran y Peles

Hoy, comenzamos el día con una excursión que tenía bastantes ganas de hacer, ¡visitar el famoso Castillo de Drácula! Reservamos la excursión en este enlace.

La excursión nos encantó dado que recorrimos los paisajes de Transilvania y Valaquia, conocimos Bran (el castillo de Drácula), la ciudad de Brasov y el castillo-palacio de Peles. Fue un día muy completo, una excursión de 12 horas en español cuya guía se lució bastante.

Nos recogieron a primera hora de la mañana y, nuestra primera parada fue Sinaia, una localidad montañosa de Valaquia en la que visitamos el imponente castillo de Peles (realizamos una visita por dentro). De ahí, nos dirigimos a Brasov, un pueblo súper pintoresco en el que realizamos un paseo guiado y nos dejaron tiempo libre para almorzar.

Tras esta parada, nos dirigimos al famoso castillo de Bran, el famoso Castillo de Drácula. Esta fue mi parada favorita, entramos dentro del Castillo y, conocimos la historia de Drácula.

Llegamos a Bucarest en torno a las 8 de la tarde y, nos fuimos a cenar a Carulcu Bere (es muy importante reservar con al menos dos días de antelación). La verdad que tanto el sitio como la comida nos encantó.

Bucarest 3

Qué ver en Bucarest en tres días

DÍA 3: Terminamos por la capital rumana…

Para terminar nuestra visita por la capital rumana, comenzamos el día realizando una excursión al monasterio de Snagov y el palacio de Mogosoaia. Reservamos la excursión en este enlace. Fue un tour de cuatro horas en español que nos gustó bastante (aunque no íbamos muy convencidos).

Hoy, queríamos pasar la tarde por Bucarest capital y, este plan cuadraba perfecto con nuestra idea. El monasterio de Snagov es el que inspiró al mito de Drácula.

Nos recogieron a primerísima hora por nuestro hotel y, nuestra primera parada fue el misterioso monasterio de Snagov, situado en una isla perteneciente al lago del mismo nombre.

Según la tradición que nos contó la guía, el monumento alberga la tumba de Vlad Tepes “el empalador”, recordado por la crueldad que mostró con sus enemigos. Su fama de malvado inspiró a Bram Stoker para crear el personaje protagonista de “Drácula”.

La segunda parada fue el palacio de Mogosoaia, que dio lugar al Arte Brâncovenesc. Recorrimos los bellos jardines del Palacio de Mogosoaia donde se halla el Museo de Arte Brâncovenesc, uno de los más destacados de esta zona de Rumanía.

Tras terminar esta visita regresamos a Bucarest en torno a las dos de la tarde. Comimos algo rápido dado que no teníamos mucho tiempo porque queríamos comenzar nuestra siguiente visita.

A la hora de escoger lo que queríamos hacer por la tarde, Rubén y yo entramos en conflicto. Él quería realiza el tour por el Bucarest Comunista y yo quería realizar el tour de reyes y dictadores. Al final, ganó él…

Realizamos el tour por el Bucarest Comunista y reservamos el tour en este enlace. Pero, si por el contrario queréis realiza el free tour de reyes y dictadores (que es a la misma hora), lo podéis reservar en este enlace.

La verdad que el tour por el Bucarest Comunista me encantó. 100% recomendable. La guía, Andrada, explicó las cosas muy bien, fue agradable y tiene una visión crítica. Si tenéis interés sobre la historia de Bucarest comunista es imprescindible. Se aprenden muchas cosas ya que Andrada no se ciñe a lo meramente descriptivo, cosa que hace que sea muy atractivo y llevadero.

Entre las cosas más destacadas que visitamos fue el Parlamento de Rumanía, la Plaza de la Revolución, las ruinas de Uranus, la Plaza de la Universidad, etc.

Tras este tour de dos horas y media, para terminar en Bucarest fuimos a cenar a Hanu’ lui Manuc. Un restaurante casi tan famoso como el que estuvimos ayer. Es también una antigua posada y un lugar ideal para conocer y probar los platos más típicos de la gastronomía del país.

SI TIENES MÁS DÍAS PARA TU VIAJE…

nosotros te podemos recomendar también las siguientes actividades:

Y si queréis ampliar toda la información sobre el destino, os recomendamos nuestras guías de cabecera, os dejamos el enlace de AMAZON.

Reserva ofertas hotel

¡Compartir!