Amsterdam

¡Compartir!

Qué ver en tres días en Amsterdam

Si solo tienes tres días en Amsterdam y te preguntas qué ver, nosotros te damos unas pistas y te contamos nuestro viaje allí para que puedas aprovechar al máximo esta ciudad. Si aún no tienes alojamiento, puedes encontrar ofertas especiales aquí.

Ámsterdam es una de las ciudades con más ambiente de toda Europa. Aunque tiene la marca de ser una ciudad de fiesta y noches largas, no se queda atrás y está a la vanguardia de Europa. Cuenta con muchos atractivos turísticos, normas curiosas, callejuelas, museos que lo convierten en una ciudad con un encanto particular.

Antes de nada, te recordamos que para ir a Ámsterdam, tienes que llevar la tarjeta sanitaria europea, puedes ver en esta lista de enlaces de interés para viajar, el enlace para solicitar tu tarjeta  de manera gratuita.

Si no estás cubierto o si necesitas un seguro de viaje, puedes conseguirlo igualmente aquí. Además, si lo reserváis desde nuestro enlace, conseguiréis un ¡5% de descuento!

amsterdam 1

Qué ver en Amsterdam en tres días

DÍA 1: empezamos a conocer esta gran ciudad

En primer lugar, antes de comenzar con la planificación, Ámsterdam cuenta con un solo aeropuerto, el aeropuerto de Ámsterdam Schiphol que está ubicado a tan solo 15 kilómetros de Ámsterdam. La forma más rápida, económica y la que nosotros escogimos para bajar del aeropuerto al centro fue el tren.

Desde el aeropuerto de Schiphol salen trenes continuamente y tardan entre 15 y 20 minutos en llegar a la Estación Central. El precio es de 4,20€ y tendréis que pagar un suplemento de 1€ por la tarjeta (Smart Card).

Sin embargo, si lo que queréis es tranquilidad y no preocuparos, nosotros utilizamos un transfer privado al aeropuerto. Os dejamos el enlace por si os decantáis por esta opción. Contratándolo con antelación resulta bastante más económico que contratar un taxi en el aeropuerto.

El primer día, como en la mayoría de las ciudades, nosotros realizamos el free tour por el centro de Ámsterdam. Es muy recomendado reservarlo con antelación dado que las plazas se agotan. Os dejo el enlace.

Este tour dura unas tres horas (es un tour bastante largo, pero se ve todo el centro de Ámsterdam por lo que es altamente recomendable realizarlo), es en español y, nuestra guía Virginia, nos fue enseñando toda la ciudad.

La visita guiada comenzó en la famosísima estación de trenes de Ámsterdam. Desde allí, caminamos hasta la Plaza Dam, donde se originó la ciudad a finales del siglo XIII. En esta parada vimos los diferentes monumentos que han marcado la historia de Ámsterdam, desde el Palacio Real y la Iglesia Nueva, hasta el obelisco en honor a los caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Recorrimos la calle Zeedijk, donde se encontraba el antiguo puerto hasta, la iglesia Oudekerk, la primera de Ámsterdam, y el inicio del polémico y turístico Barrio Rojo.

Fuimos también al barrio chino, paseamos junto a la extinta muralla hasta llegar a Nieuwmarkt, la plaza donde se encuentra la puerta más famosa de la antigua ciudad, De Waag. Seguimos hasta la casa de Rembrandt y uno de los mercados más famosos de la ciudad, el mercadillo de Waterlooplein. Terminamos el tour en el mercado de las flores. ¡Nos encantó!

Una variedad de este tour es hacerlo montado en las famosas bicicletas de Ámsterdam y sentirte como un verdadero local. Es un tour parecido a pie, pero se visitan más cosas y es más largo. Os dejo el enlace por si os interesa.

Justo al terminar el tour, nos acercamos hasta la fábrica de la famosa cerveza Heineken. Nosotros no realizamos el tour guiado ni entramos porque nos faltaba tiempo y, la verdad… tampoco somos muy fans de la cerveza Heineken 😉 pero si queréis entrar, os dejo el enlace para reservar las entradas porque cuando nos acercamos había cola por toda la calle con muchos turistas de grupos organizados esperando a entrar. Con esta entrada, ¡os regalan dos cervezas!

Seguimos andando hasta llegar al famoso Museo Van Gogh. En Ámsterdam con toda la oferta de increíbles museos que tienen, teníamos que entrar a uno. Decidimos entrar en uno de los museos más bonitos del mundo, el Museo de Van Gogh, dado que reúne bajo el mismo techo obras como “Los Girasoles”, “Los comedores de patatas” o “El Sembrador”. Reservamos las entradas en este enlace para ir directos.

Otros museos muy recomendables son el Rijksmuseum, en el que se da un salto al pasado holandés y reúne obras maestras como “La Ronda de noche” de Rembrandt o “La lechera” de Johannes Vermeer, entre otras. Si queréis entradas para este museo, os recomendamos resérvalas aquí. También, el StedelijkMuseum de arte contemporáneo o el NEMO, el museo de ciencia.

Total, que para dentro que fuimos y estuvimos unas 2 horas y medio por allí dentro (es enorme). Al salir, fuimos a dar un paseo por el Voldenpark donde tomamos un café y, nuestra entrada al museo incluía también un paseo en barco por los canales (por eso cogimos esa 😉) por lo que nos fuimos a dar un paseo por los famosos canales.

El paseo duro 60 minutos y lo recomiendo dado que no solo es el paseo en sí, sino que viene con explicaciones de un guía en español. ¡Tuvimos un tour sobre el agua!

Para terminar el día, nos fuimos a cenar a “De Blauwe Hollander”, es un restaurante del que habíamos leído muy buenos comentarios y, al que no acuden turistas especialmente. Casi todo lo que tiene es comida holandesa. Os recomendamos probar el stamppot, uno de los platos más típicos de Ámsterdam.

CONSEJO AHORRADOR: Haced unos cálculos rápidos y comprobad si os compensa comprar la I Amsterdam City Card, dado que si os organizáis os podéis ahorrar dinero. Además, que es bastante económica. Incluye transporte público ilimitado (excepto el tramo del aeropuerto), entradas a los principales museos, crucero por los canales, etc. Os dejo el enlace para reservarla y el enlace para que veáis todas las actividades que incluye.

Otra forma de conocer la ciudad es a través del famoso autobús turístico pues os podéis subir y bajar al autobús todas las veces que queráis. Os dejo el enlace para reservarlo y la ruta que hace.

amsterdam 2

Qué ver en Amsterdam en tres días

DÍA 2: Seguimos conociendo Ámsterdam

Hoy, madrugamos y, comenzamos la visita a la casa de Ana Frank. Reservamos las entradas en la página oficial. ¡Es importante reservarlas con tiempo.Nos gustó mucho la visita, pero nos quedamos con ganas de algo más.

Nos hubiese gustado poder realizar algún tour por la zona del barrio judío que nos explicase algo más. Nos gustó este tour que tenía bastantes buenos comentarios pero por tema horario no nos daba tiempo.

Al salir decidimos visitar por libre la zona de los alrededores de la casa. Visitamos el barrio bohemio de la ciudad, Joordan, con sus canales, tiendas y su sorprendente ambiente. Nos acercamos también hasta el barrio judío, donde se encuentra el Museo Histórico Judío o la Sinagoga Portuguesa. 

Nos acercamos hasta Brouwerser, uno de los rincones de postal de Ámsterdam; la curiosa Estación Central, OudeKerk, la Plaza Dam, Begijnhof.

Visitamos también algún mercadillo, como el Waterlooplein, el más grande de la ciudad donde se puede comprar ropa, discos, artesanía y viejos libros; y, el otro mercado imperdible es el Bloemenmarkt, el mercado de las flores.

Fuimos a comer a “Rob Wigboldus Vishandel”, un local en el que sirven el típico bocadillo holandés con arenque marinado, cebolla y pepinillos a precio de risa (para ser Ámsterdam claro).

Por la tarde, decidimos adentrarnos en el barrio rojo e hicimos un tour. A nosotros, personalmente, este tour nos encantó. Os dejo el enlace. Es un tour de dos horas en español y el guía Diego fue muy profesional. No es un tour de ver escaparates sino de zambullirte en la cultura de la ciudad, conocer la historia y el propósito de ese polémico barrio rojo.

La verdad que terminamos el tour con una nueva visión. Empezamos en Stationsplein para comenzar con el Barrio Rojo. El guía fue muy profesional pues nos explicó el funcionamiento de la prostitución en Ámsterdam: su historia, la legislación y el presente de la misma; nos habló acerca de los cientos de tiendas de piercings y tatuajes, sex shops, museos de temáticas innombrables y Coffee Shops que hay en esa zona.

Aprendimos también acerca de la marihuana, las setas y el presente de las drogas en Ámsterdam. Paseamos por Warmostraat, la primera calle que se construyó en la ciudad.

Otra variedad de este tour es hacer el de Ámsterdam Alternativo. Lo podéis reservar en este enlace en el que se explica el ambiente de libertad en el que se encuentra la ciudad (movimiento okupa, prostitución, etc.)

Al finalizar el tour, nos fuimos a probar uno de esos famosos coffee shops del que nos había hablado el guía. Nos recomendó varios y fuimos a ver todos. Nosotros, aunque no fumamos, merece la pena ir a varios a ver el ambiente. ¡Es toda una experiencia!

Terminamos el día en dos sitios. Primero, fuimos a ver una de las mejores vistas de todo Ámsterdam. Subimos a la terraza de la Amsterdam Public Library (OBA) que, además, es gratis.¡Unas vistas increíbles!

Y… por supuesto fuimos a un Brown Café que nos había recomendado el guía del free tour del primer día. Los Brown Café están genial para tomar unas cervezas y probar unas bitterballen, unas albóndigas (o croquetas) súper ricas.

amsterdam 3

Qué ver en Amsterdam en tres días

DÍA 3: Nos vamos a ver los molinos…

Hoy, comenzamos el día realizando la excursión a Volendam, Marken, Edam y ZaanseSchans. Lo reservamos en este enlace.

Si disponéis de menos tiempo, otra opción es realizar el tour por de los molinos solo, es decir, solo la excursión a los molinos de Zaanse Schans. La podéis reservar en este enlace.

Salimos de Ámsterdam por la mañana, rumbo al norte de Holanda, donde visitamos los típicos pueblitos de cuento, rurales, con su gente, sus quesos, etc. Pequeños pero muy coquetos. Nuestra primera parada fue ZaanseSchans, un municipio ubicado en la ribera del río Zaan.

Esta zona recrea las casas tradicionales del siglo XV y tiene varios molinos de viento que aún se conservan y es posible visitar (donde todo el mundo se hace la típica foto de postal de Holanda con los molinos)

En ZaanseSchansfuimos a una fábrica de zuecos y otra de quesos holandeses. La siguiente parada fue en Edam, una ciudad de renombre gracias a sus conocidos quesos redondos y, una de las localidades portuarias más importantes del norte de Holanda.

Seguimos hacia Volendam atravesando los pólders, nombre que tienen las tierras que han sido ganadas al mar, y por las cuales el nombre oficial de Holanda es «Países Bajos».

Volendam es el típico pueblo pesquero de postal con sus casas coloridas, sus estrechas calles y su precioso puerto, donde comimos (otra vez) el bocadillo de arenque marinado de ayer.

Nuestra última parada, fue Marken, una preciosa península en las aguas del lago IJsselmeer.

Y, para terminar con la ciudad, según llegamos nos fuimos a probar unos Stroopwafel, unos waffeles super finos, rellenos de caramelo. ¡Obligatorios en Ámsterdam!

SI TIENES MÁS DÍAS PARA TU VIAJE…

nosotros te podemos recomendar también las siguientes actividades:

Y si queréis ampliar toda la información sobre el destino, os recomendamos nuestras guías de cabecera, os dejamos el enlace de AMAZON.

Qué ver en Amsterdam en tres días

Reserva ofertas hotel

¡Compartir!